Sede corporativa: General Lacy 23

Ver mapa de situación

General Lacy 23 es un claro ejemplo de las capacidades de Aguirre Newman como asesor global en las diferentes fases de un proyecto inmobiliario:
inversión, agencia, consultoría, project management, arquitectura, fit out, desinversión, property management...

El edificio original

La sede de Aguirre Newman se sitúa en la obra más significativa que el arquitecto Eduardo Hernández dejó en Madrid: el antiguo almacén de Tabacalera, construido en 1891.

Desde el exterior, el edificio destaca por su fachada de ladrillo visto, habitual en esta tipología de construcción a finales del siglo XIX. En el interior, sus naves de gran altura sustentadas por finas columnas de fundición y la diafanidad de los espacios son sus claves de identidad.

El viejo almacén de tabacos se componía de tres naves de dos alturas, en forma de "U" que abrazaban por los extremos de las dos laterales un cuerpo central de forma rectangular y tres alturas bajo cubierta. En el centro de la edificación se abría, pues, un generoso espacio central cubierto por una estructura metálica acristalada, dando lugar al patio interior, muy luminoso, que hacía las veces de distribuidor de mercancía al tiempo que permitía el acceso a la planta superior de las naves.

sede_1_1.jpg

Visión de futuro

La rehabilitación arranca en 1999 cuando Aguirre Newman adquiere el edificio con la finalidad de destinarlo al uso de oficinas.

En octubre de ese mismo año se cuenta ya con un proyecto básico, cuya dirección la realiza el arquitecto Gabriel Allende. Su ejecución transcurre a lo largo de dieciocho meses. En paralelo, Aguirre Newman Arquitectura asume el diseño interior mientras que Aguirre Newman Project Management se ocupa de la gestión de todo el proyecto.

sede_2_1.jpg

Por entonces Aguirre Newman toma la decisión de establecer en General Lacy 23 su propia sede social, una vez hubiera concluido la rehabilitación del edificio, aspirando a que el resultado ofrezca fiel reflejo de su personalidad corporativa. Ello supone adecuar desde ese mismo momento el proyecto base a una identidad concreta de usuario, y que también se adapte a las necesidades de cualquier otro cliente.

En julio de 2001 hay ya un nuevo proyecto general modificado, adaptado a las necesidades internas de la Compañía. El traslado se efectúa en 2002.

Transcurridos varios años, Aguirre Newman vendió el edificio a un fondo alemán manteniéndose como inquilino a largo plazo.

sede_2_2.jpg

El nuevo edificio

Toda la estructura original se ha mantenido en lo básico, adaptándose interiormente a los nuevos usos del inmueble, que ofrece gracias a ello una lúcida síntesis de modernidad y respeto a la tradición.

El nivel original del antiguo patio del almacén de tabacos queda sustituido por una plataforma de acceso de nueva construcción, donde se encuentran la recepción y la sala de espera. Conectado a dicha plataforma, bordea el patio un liviano perfil transitable que recorre todo el perímetro de sus muros, por el cual se accede tanto a las naves laterales como al piso inferior.

En torno al patio central, las naves principales donde se localizan las zonas destinadas a oficinas, se han convertido en zonas de trabajo extraordinariamente amplias y diáfanas, con alturas que oscilan entre los cinco y siete metros dependiendo de las zonas.

sede_3_1.jpg

Premios

La intervención realizada sobre el edificio ha recibido numerosos reconocimientos:

sede_4_1.jpg
  • Premio Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública 2002 en la categoría de edificios o conjuntos restaurados o rehabilitados por parte del Ayuntamiento de Madrid.
  • Royal Institution of Chartered Surveyors Awards 2003 en la Regeneration Category.
  • Premios Inmobiliarios 2003 a la Mejor Rehabilitación
  • Premio Calidad, Arquitectura y Vivienda 2004 a la rehabilitación para edificio de oficinas por parte de la Comunidad de Madrid.

Usamos las cookies para ofrecer una mejor experiencia. Si no indica lo contrario, asumimos que acepta nuestra política de cookies.    Aceptar Salir